PICIFORMES



Once especies para Uruguay:

 

Ramphastos toco - Tucán grande

Colaptes campestris campestris - Carpintero de campo

Colaptes melanochloros (melanolaimus) leucofrenatus - Carpintero nuca roja

Piculus aurulentus - Carpintero dorado

Melanerpes cactorum - Carpintero del cardón

Veniliornis (Picoides) mixtus mixtus - Carpintero bataraz

Veniliornis spilogaster - Carpintero manchado

Picumnus nebulosus - Carpintero ocráceo

Picumnus cirratus - Carpintero barrado

Melanerpes candidus - Carpintero blanco

Campephilus leucopogon - Carpintero negro



  



Fatbirder's Top 500 Birding Websites

 

 
Son un grupo numeroso y variado, que presenta generalmente plumaje lustroso y colorido y picos muy característicos, adaptados a su dieta y hábitat.
Todos trepan con agilidad las ramas de los árboles, gracias a la especial disposición de sus dedos.
Fabrican nidos tanto en huecos de troncos y rocas como en el suelo, donde ambos progenitores incuban y protegen a su frágil descendencia.
Son arborícolas de tamaño pequeño a mediano, con patas adaptadas para trepar.
El pico es fuerte.
El plumaje es por lo general vistoso con combinaciones de colores como verde, rojo, negro, blanco y amarillo.
En algunos es iridiscente o presenta tonalidades apagadas.
Hay leves diferencias entre sexos.
Anidan en huecos de los árboles, en rocas o en el suelo.
Ponen huevos blancos que suelen incubar ambos padres.
Los pichones nacen desnudos y con los ojos cerrados.
Habitan en todos los continentes excepto en Australia y la Antártida.
El orden de los Piciformes comprende a las familias de aves más conocidas como los pájaros carpinteros (Picidae) y los tucanes (Ramphastidae), pero también a otras como los bucos (Bucconidae), jacamarás (Galbulidae), barbudos (Semnomithidae), barbudos africanos (Lybiidae), barbudos asiáticos (Megalaimidae) e indicadores (Indicatoridae).
Su tamaño varia desde el carpinterno Sasia abnormis, de 8 cm, al tucán Ramphastos toco, de 60 cm.
Las patas son por lo general cortas y fuertes con pies zigodáctilos, es decir con dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás, que forman una X (excepcionalmente puede haber tres dedos como en el género Sasia o en Picoides tri-dactylus). El pico es una estructura especializada.
Puede ser largo y fino como en jacamarás, robusto, y con cerdas en la base (Bucconidae, Semnomithidae, Lybiidaey Megalaimidae), en forma de cincel para taladrar la madera (pájaros carpinteros) o colorido y de enorme dimensión (tucanes).
Los pájaros carpinteros presentan una adaptación especial en sus cráneos para proteger al cerebro de los impactos del pico contra la madera.
Poseen una bisagra entre el maxilar superior y la parte frontal del cráneo que se dobla hacia adentro, evitando que el pico se abra.
El hueso y un músculo especial moderan los golpes.
Este músculo se une al extremo posterior de la mandíbula y tiene la propiedad de contraerse antes del golpeteo para absorber los impactos.
La cabeza se mueve en línea recta para que la fuerza se genere en un solo plano.
En general, la lengua de los Piciformes es muy móvil y puede protuirse y retraerse.
Si bien existen diferencias entre el plumaje de los sexos (dimorfismo sexual), las hembras no suelen tener colores apagados y a veces sólo difieren por parches de coloración (color de “bigotes” o semicopete en carpinteros o manchas en indicadores) y diferencias de longitud del pico (tucanes).
La cola puede estar dotada de gran movilidad como en los tucanes o poseer plumas rígidas como en los carpinteros: durante la búsqueda de alimentos, estos últimos la utilizan como tercer punto de apoyo al presionarla contra los troncos que perforan.
Todas las especies del orden comparten similitudes musculares y óseas.
Algunos piciformes ostentan llamativos colores aunque no se perciben diferencias significativas en el plumaje debido a diferencias de edad o de sexo.
En los tucanes, las tonalidades del pico son utilizadas como reconocimiento entre los miembros de cada especie, sobre todo durante el cortejo nupcial.
Los piciformes tienen picos especializados.
En general sus tamaños y formas son muy variables, al igual que sus plumajes.
Los tucanes, los jacamarás y los bucos son exclusivos de la región neotropical.
Los capitanes y barbudos se distribuyen en trópicos y subtrópicos de Asia, Sudamérica y África, pero la mayoría son africanos.
Los indicadores habitan en Africa, mientras que los carpinteros se encuentran en todo el mundo menos en Australia, Antártida y Madagascar.
Ocupan en su mayoría bosques maduros en ambientes tropicales o subtropicales y a veces muestran predilección por vivir cerca de cursos de agua.
Si bien son aves netamente arborícolas, algunas especies ocupan hábitats abiertos.
Entre ellas se puede mencionar a los carpinteros campestre (Colaptes campestris) o rupícola (Colaptes rupícola) o a los barbudos del género Trachyphonus.
Algunas especies tienen gran plasticidad de hábitat y se las puede hallar en ambientes urbanizados como huertos y parques, incluso en el núcleo de las ciudades.
Algunas especies de carpinteros pueden vivir a más de 4.000 metros de altura, pero por lo general prefieren ambientes de menor altitud.
Los machos suelen realizar despliegues de cortejo. Por lo general no poseen cantos complejos, salvo en el caso de los jacamarás.
Los pájaros carpinteros se comunican territorialmente o con su pareja por medio de sonidos que hacen golpeando el pico contra los árboles (tamborileo), muy diferente del golpeteo asociado con la alimentación (cinceleo).
La mayoría de las especies son sedentarias pero algunas, como bucos y carpinteros, realizan desplazamientos migratorios.
Estos últimos anidan en troncos en descomposición u otro sustrato relativamente blando donde puedan excavar con el pico.
Los tucanes, los barbudos y los capitanes reutilizan estos huecos, buscan huecos naturales o excavan én árboles, en barrancas o en termiteros, como sucede con los jacamarás.
Suelen poner de 2 a 4 huevos de color blanco, pero existen amplias variaciones: el torcecuello (Jynxtor-quilla), por ejemplo, puede poner más de 10 huevos, y los indicadores hasta 20.
Al nacer, en general los pichones están desnudos y son nidícolas extremos.
Los pichones de algunas especies, como los tucanes y los jacamarás, poseen almohadillas o callos protectores en las patas que los aíslan de la rugosidad del nido.
Ambos padres contribuyen al cuidado de los pichones.
Algunos barbudos neotropicales son sociales y pasan la noche formando grupos en los dormideros; para reproducirse son monógamos pero poseen ayudantes de su especie que auxilian en la atención de los pichones.
Pueden ser polígamos, como algunos pájaros carpinteros e indicadores.
Ciertos tucanes y el carpintero bellotero (Melanerpes formicivorus) son monógamos, pero este último puede reproducirse cooperativamente en el marco de la poligamia.
Reuniones en grupos familiares se dan en carpinteros, jacamarás y barbudos.
Los indicadores son parásitos de nidada.
Las hembras no construyen sus nidos, ni incuban sus huevos.
Al hallar el nido del ave hospedadora (la cual puede pertenecer a los órdenes Coraciformes, Piciformes o Passeriformes), depositan rápidamente uno o dos huevos (demoran entre 10 y 15 segundos por cada uno).
En ese momento pueden retirar algún huevo del hospedador y también pueden realizar perforaciones en sus cáscaras para evitar el desarrollo del embrión.
El pichón del parásito se desarrolla mas rápidamente que sus hermanos adoptivos.
Al nacer es muy agresivo y tiene el pico ganchudo, que utiliza para perforar las cáscaras o para herir y matar a los pichones del hospedador.
De este modo monopoliza todo el alimento y es criado por otras especies.
Una característica que reúne a todos los integrantes del orden es la disposición particular de sus dedos, la cual les permite trepar con facilidad.
Dos dedos van hacia adelante (dedos 2y 3) y dos hacia atrás (dedos 3y 4, a menudo soldados en la base).
Los dedos 1, 2 y 4 pueden estar acoplados mediante tendones.
El pico tridáctilo (Picoides tridactylus) es uno de los piciformes que no posee la disposición clásica, ya que sólo tiene 3 dedos.
Los piciformes son esencialmente insectívoros, pero los barbudos y tucanes se alimentan principalmente de frutos y complementan su dieta con invertebrados y pequeños vertebrados.
El indicador es la única especie del orden y una de las pocas aves que se alimentan de cera de abejas, aunque puede consumir también otros artrópodos.
Los pájaros carpinteros capturan insectos y sus larvas, pero también pueden incluir frutos o savia de las plantas.
Los jacamarás poseen un pico largo y fino con el cual capturan insectos en vuelo.
El consu mo de frutos ca racteriza especialmente a los tucanes y a los barbudos, lo que convierte a ambos grupos en agentes importantes de la dispersión de semillas en la selva tropical.
Los tucanes pueden acceder a los frutos de las ramas más finas mediante su largo pico, tomándolos con la punta y dirigiéndolos hacia la faringe.
También capturan pichones o huevos de otras aves que elaboran nidos alargados, como los boyeros del género Cacicus.
Los higos del género Ficusson el alimento más importante para los barbudos asiáticos.
Como los tucanes tragan la fruta entera y el contenido indigerible, como los carozos, es regurgitado más tarde.
Los barbudos y los tucanes también consumen artrópodos que cazan en las ramas y troncos o en el suelo.
Pueden capturar insectos como hormigas, cigarras, libélulas, grillos, saltamontes, escarabajos, polillas y mantis.
Algunas especies incluyen en su dieta escorpiones, ciempiés y pequeños vertebradas como reptiles y anfibios arborícolas.
Los pájaros carpinteros capturan hormigas u otros artrópodos en sus diferentes estadios.
Para sondear en los troncos de los árboles golpean en el sitio con el pico y oyen el sonido hueco causado por la presencia de los túneles de los insectos: allí perforan e introducen su lengua.
Ciertas especies se especializan en capturar hormigas y las buscan en el suelo: rompen los hormigueros para introducir su lengua y conseguir huevos, ninfas y adultas que quedan adheridos a ésta.
Otras consumen frutos: el carpintero bellotero (Melanerpesfbrmiávo-rus) se alimenta casi exclusivamente de bellotas de roblef y el carpintero blanco (Mehnerpes candidus) puede comer frutos de cactáceas.
Algunas del género Afeiane succionan la savia de los troncos de los árboles e incluso pueden abrir canales paraque brote la savia.
Los pájaros carpinteros poseen la lengua más larga entre las aves: cuando son adultos puede medir casi la misma longitud que el cuerpo.
Es muscular, retráctil y se protruye gracias a los músculos del aparato hioideo (esqueleto de la lengua).
No está unida a la cabeza y para guardarla deben plegarla alrededor del cráneo.
El extremo de la lengua puede poseer espículas o forma de arpón, muy eficaz para atrapar a los insectos dentro de sus galerías.
También está asociada con diferentes glándulas que producen un líquido lubricante y pegajoso que sirve para igual fin.
La cera de abejas representa un alimento muy importante en la dieta del indicador, aunque puede consumir también invertebrados y frutos.
Si escasea la cera recurre a las escamas cerosas elaboradas por ciertos insectos denominados“cochinillas” (hemípteros).
Los jacamarás cazan casi exclusivamente insectos voladores (mariposas, libélulas, abejas, avispas, moscas, escarabajos y dípteros).
Esperan su paso desde una percha, los capturan y los golpean contra una rama para retirarle las alas, realizando un sonido mecánico característico con su pico.
Éste es largo y además de ser una herramienta de precisión, podría servirles para mantener alejado de su cara el aguijón de alguna de sus presas, como los himenópteros.
Los bucos incluyen, además de insectos, algunos pequeños vertebrados en su dieta. Las especies carnívoras, luego de la digestión, vomitan pequeñas pelotas denominadas egagrópilas, un conglomerado formado por las partes no digeribles de sus presas (estructuras quitinosas o huesos).
Tanto las especies frugívoras como las que se alimentan de insectos suelen tener territorios de alimentación para proteger el recurso: es el caso de aves como el carpintero bellotero y los jacamarás.