EQUIPO


Se puede observar aves con los más diversos equipos, pero es indudable que también se puede hacer a simple vista. Esto significa que es una actividad al alcance de prácticamente todas las personas.

Tampoco es necesario viajar grandes distancias, por ejemplo, dentro de la ciudad de Montevideo hay descriptas más de 100 especies de aves.

Sin embargo, y para quien pueda y lo quiera se presenta una serie de elementos que pueden ser de gran ayuda:

1) BINOCULARES. Permiten observar desde cierta distancia a las aves sin interferir con su comportamiento.

Se deben elegir aquellos de menos peso.

Para usar dentro de los montes se preferirán binoculares de menor magnificación que los usados en praderas, playas, etc.

Poseen varia inscripciones en su carcasa:

a) dos números separados por una "x", por ejemplo 10x50. El primero (10 en éste ejemplo) indica la magnificación (aumentos) de la imagen, diez veces. Es decir, el objeto se presenta 10 veces más cerca del observador. 50 indica el diámetro en milímetros del objetivo. Cuanto más diámetro mayor luminosidad de la imagen, pero también más peso de los binoculares. 50 mm. combina luminosidad y peso aceptables.

b) dos números separados por una "/", por ejemplo 122/1000. El primero (122 en éste ejemplo) indica la amplitud de terreno observado y el segundo la distancia a que se ve esa amplitud. Simplificando con el ejemplo, a 1000 de distancia se ve un horizonte de 122 metros.

También debe tenerse en cuenta la calidad óptica (fabricante) que hace variar la percepción de las imágenes así como los costos.

2) TELESCOPIOS. De elección para uso en espacios abiertos y para practicar el "fotodigiscoping". Se conocen dos tipos de telescopios según el mecanismo usado: refractarios y reflectivos. La magnificación se hace por medios de lentes y de espejos respectivamente. Los primeros son más caros y se deben emplear con lentes de fluorita para mantener la calidad de las imágenes.

Los telescopios pueden tener oculares intercambiables o zoom.

Debe complementarse con un trípode.

El mayor peso que los binoculares más el uso de trípode implica que el telescopio sea llevado a las salidas de campo sólo cuando se sabe que será empleado. En cambio los binoculares deben portarse siempre, aun cuando no se piensa observar aves, dice el dicho "cuando menos se piensa, salta la liebre".

A mayores aumentos menos luminosidad de la imagen.

3) REGISTRO DE DATOS. Ya sea una simple libreta, un grabador de audio o por medios electrónicos, siempre debe contarse con un elemento de registro. En él se anotan condiciones climáticas en el momento de la observación, hora, especie, actitudes, número de individuos, sexo, comportamiento e incluso diagramas de los individuos y ecosistemas.

4) GUÍA DE CAMPO. Debe elegirse una liviana y compacta, pero fundamentalmente que tenga buenas imágenes y datos concisos de dimorfismos sexual y etario, hábitat y zonas de distribución, migraciones, sonidos, etc.

Con ella se pueden reconocer rápidamente las especies, para luego en las casas o en el campamento, complementar la información y la investigación con libros de mayor envergadura.

5) EQUIPO DE GRABACIÓN DE SONIDOS. Muchas veces, en zonas de montes muy tupidas o en la noche, la única forma de registro es el sonido emitido por los individuos. Por eso es bueno contar con un grabador para registrarlos.

6) CÁMARAS FOTOGRÁFICAS Y DE VIDEO. Hoy en día con las cámaras fotográficas digitales es más fácil disponer de este medio de registro visual. Se considera que sólo el 10% de las fotografías de aves son aceptables, lo que implica que con cámaras analógicas el gasto sería enorme.

Se recomiendan las "reflex" con diferentes lentes objetivos intercambiables o con zoom.

También es posible practicar "fotodigiscoping".

Las filmaciones en video permiten unir la imagen al audio y documentar diferentes comportamientos. Todo esto va asociado a un elevado costo de equipos.



VESTIMENTA


Nunca deben usarse ropas de colores llamativos.

Deben ser holgadas para permitir movimientos amplios.

De acuerdo a la estación.

El calzado liviano y cómodo, para usar aun en lugares húmedos o con agua.

Las botas únicamente en lugares y épocas con actividad de ofidios.

Sombrero, preferentemente con buen ala, que además de proteger del sol haga sombra sobre los lentes de cámaras, binoculares o telescopios para facilitar la visión.



OTROS


Se debe tener siempre, a mano, repelente para mosquitos y cremas filtro para U.V.



OBSERVACIÓN


El principio fundamental a tener en cuenta es "pasar desapercibido": NO EXPONERSE A LA VISTA DEL AVE, NO HACER RUIDO.

1) HORARIO. Sin duda, para aves de vida activa diurna, el mejor momento de observación y escucha es antes, durante y luego del amanecer. En segundo lugar es el atardecer el momento de elección.

2) ÉPOCA DEL AÑO. Si se observarán aves migratorias es obvio que la época debe ser cuando se encuentran en el lugar. Para el resto, si bien pueden ser observadas todo el año, la estación recomendada en la primavera donde desarrollan más actividad y se exponen más con cantos, luchas, plumajes vistosos, etc.

3) CLIMA. Sin duda con buen clima se observan más aves, pero no se deben descartar las oportunidades de lloviznas suaves en días no muy fríos.

4) ZONAS. Si bien en Uruguay es posibles ver aves en cualquier punto de su territorio, existen igualmente zonas de mayor concentración. Por lo tanto es recomendable planificar las salidas en base a estos conocimientos.

5) OBSERVACIÓN. Dos formas: buscando (activa) y acechando (pasiva).

Buscando: permite además de observar aves hacer un muy buen ejercicio. Consiste en trasladarse permanentemente a los lugares más aparentes para encontrar especies. Localizado el o los individuos nunca se debe acercárseles directamente. Debe hacerse oblicuamente o en zigzag, lentamente, con detenciones, por lugares reparados, a contraviento, en silencio, retrocediendo si hay señales de alarma.

Acechando: Muchas veces pueden lograrse acercamientos mayores que por el método anterior. Se puede acechar al descampado, escondido en la vegetación o en "mangrullos".



En forma complementaria a la guía de aves pueden usarse claves de identificación que permiten una aproximación al diagnóstico.

Por ejemplo: Si el ave observada tiene uñas largas, finas, arqueadas y la posterior más larga y estaba cantando, al mirar la clave de los ordenes lleva a sospechar que es un passeriforme.

Por lo tanto faltaría encontrar a que familia corresponde. Para eso la clave de familias permite aproximarse más a la identificación.

El tercer paso sería dentro de esa familia y con una guía delante buscar la imagen del ave observada, con lo cual se llegaría al diagnóstico preciso.

VER CLAVES DE ORDENES Y FAMILIAS.






Fatbirder's Top 500 Birding Websites