The Big Year - Síndrome de Bostick



07/02/2012.-

AvesDeUruguay.com no se compromete con las  opiniones críticas vertidas en ésta página.

Ese número puede no significar mucho para usted, pero en el mundo de aves representado en The Big Year (una toma semi-ficticia de una historia verdadera), es sacrosanto. En el 2003, se nos dice, Kenny Bostick vió 732 especies diferentes de aves en la parte continental de Estados Unidos (incluyendo Alaska). Fue el mayor "gran año" en la historia de la observación de aves. Nunca nadie había llegado a este tipo de números en el espacio de un año calendario.

Y el logro hecho logró pegarse una buena pluma en el sombrero fedora de ala corta de Bostick. Un record para algunos intocable. Detectar 732 aves en un año significaba que Bostick tenía que ver más de dos especies al día. ¡Un día! Y déjenme decirles, una Canastera Oriental no es un ave fácil de encontrar.

Pero los records, como los huevos, estaban destinados a ser quebrados. Y así unos cuantos observadores intrépidos comenzaron a incubar sus propios planes para sacar a Bostick fuera de su noble percha.

A Brad Harris no le incumbe andar persiguiendo un Gran Año. Sin duda, él puede identificar el chillido de cientos de aves, una hazaña notable, realmente. Pero su supervisor piensa que la fascinación de Brad con sus amigos emplumados está medio cocida. Y la cuenta corriente de Brad abiertamente se burla de él cuando trata de comprar boletos de avión para ir a perseguir las aves como una Pardela Negruzca. Pero un hombre tiene derecho a soñar, ¿verdad? Así que haciendo un vuelo de desafío al sentido común, el comienza su búsqueda para quebrar el record incomparable de Bostick de las 732 aves … al estilo barato.

Las circunstancias de Stu Preissler, por el contrario, están mucho más inclinadas a la seria observación de aves. El empresario de Colorado ha estado emplumando su nido desde hace bastante tiempo y decide salirse de su compañía para ir en busca de su gran año. Es un gran paso para este pez gordo, renunciar al mando de una compañía que él fundó desde abajo.

Y luego está el mismo Bostick, orgulloso, acicalado Bostick quien decide perseguir otro Gran Año para romper su propio récord. No importando el hecho de que al hacerlo, él tendrá que dejar a su hermosa esposa atrás. Y ella no está muy contenta con esto.

Sí, perseguir un Año Grande es una gran cosa, tan grande, de hecho, que casi vuelve al mundo gentil de observación de aves en un deporte de choque. ¿Pero a qué precio? No hay dinero en juego para el ganador. No hay promociones lucrativas de alpiste.

No, los observadores son impulsados por ese motivo milenario: el orgullo. Y en nombre de ponerle nombre a la mayoría de las aves, los competidores harán casi cualquier cosa para espiar más aves que sus adversarios.

Y cuando las apuestas son así de altas, por supuesto, siempre existe el potencial para … jugar sucio.

Positive Elements

En primer lugar, Levantemos nuestras alas en saludo a los competidores ficticios de The Big Year. Usted puede burlarse de su obsesión; puede discrepar con sus medios a veces hipócritas. Pero su amor a la observación de aves, su dedicación a este "deporte" y su honestidad (eventualmente) en medio de la competencia los hace, a su manera, loables.

Dicho esto, la película también muestra el lado oscuro de la dedicación. Bostick y Brad están los dos divorciados. Bostick, se sugiere, ha tenido varias esposas y la afición de estos hombres se declaró como una razón por la cual no funcionaron sus anteriores relaciones. Por lo tanto, The Big Year ofrece una especie de cuento de advertencia también, que ilustra cómo la dedicación puede volverse fuera de control. Un pasatiempo sano, vemos, puede mutarse a una peligrosa obsesión- una que requiere sacrificar insalubremente las relacionales.

Stu y Bostick ilustran la diferencia entre la dedicación y la obsesión. Cuando Stu se lanza a hacer su Gran Año, por ejemplo, va con la bendición de su esposa-tanto es así que ella prácticamente lo empuja fuera de la puerta. Sí, ella lo extrañará. Pero ella sabe que él ha soñado con este momento por años, y ella no quiere cruzarse en el camino de su "gran pasión". "Bien", dice Stu, abrazando a su esposa, "No es mi pasión más grande."

La esposa de Bostick, Jessica, por el contrario, está más preocupada por el costo del deseo de su maridito de salir y sobresalir otra vez. Para Bostick, esto no es un sueño de una vez en la vida, sino que es una compulsión. Jessica anhela formar una familia y quiere que su esposo se asiente y forme parte real de la misma. Pero la pasión de Bostick por las aves resulta ser demasiado grande. "¡Nadie recuerda quien queda en segundo lugar!" le dice a Jessica. "Yo lo sé", dice ella tristemente, pues es la no. 2 en el mundo de Bostick. "Yo lo sé".

Al final, dos de los tres observadores de la película hacen de la observación de aves una parte de sus vidas sin que les consuma toda su vida. El pasatiempo se convierte en una herramienta para conectarse con la familia- no una distracción de la misma. "El obtuvo más aves", uno dice al final, hablando de un competidor, "pero nosotros ganamos más… de todo." Y tiene razón.

Spiritual Content

Cuando Stu deja una reunión de negocios para perseguir una tormenta fortuita, llena de aves, sus socios preguntan lo que deben decir a los demás. Stu dice que deben decir que un "acto de Dios" le impidió venir. Por otra parte, los observadores repetidamente evidencian un sentido de asombrosa maravilla por la belleza de la creación. Y cuando Bostick y otro observador de aves chocan un coche contra un árbol y descubren a un pájaro carpintero raro por casualidad, uno de ellos se maravilla, "¡Es como si debíamos de haber chocado aquí!"

Sexual Content

Bostick y Jessica empieza a intimidar en su dormitorio. (Ambos vestidos, aunque Jessica viste un camisón ligero). Jessica se monta sobre Bostick, pero su sensual interludio se corta cuando Bostick oye una historia en la TV sobre una tormenta que podría obligar a toneladas de aves raras a entrar al país. Más tarde, vemos a Jessica ponerse inyecciones de fertilidad en la parte superior de su cadera. (Vemos un poco de piel).

Después de que Bostick pierde una cita importantísima en una clínica de fertilidad, Jessica viene a casa furiosa. Un contratista guapo llamado Frank está trabajando allí (porque la casa está siendo remodelada), y él le trae una taza de té para calmar sus nervios. ¿Poco después, Bostick llega y escuchamos a Jessica decir a "Frankie, ¿eres tú? " Bostick asume que su esposa está teniendo un romance con el contratista … una suposición que es falsa. Pero todavía marca el fin de su matrimonio. Jessica le dice solemnemente a Bostick que lo ama, pero que ella no puede ser ya su esposa — no cuando ella es siempre el plato de segunda mesa.

Brad está enamorado de un compañera amante de aves llamada Ellie, y hacen planes para pasar un fin de semana juntos. Los tres observadores ven el ritual de apareamiento espectacular de dos águilas calvas, que incluye las aves agarrarse las garras y hacer volteretas juntos en el aire. "Echo de menos a Edith," Stu dice mirando el cortejo aéreo.

Unos cuantos dobles sentidos involucran aves con nombres involuntariamente sugestivos.

Violent Content

Bostick y un observador compañero se involucran en un accidente de coche después que Bostick se queda dormido al volante. "Creo que me quebré mi brazo!" dice el compañero. Brad cae en unas rocas. Stu y Brad persiguen una rara ave en un helicóptero y casi chocan con una montaña. Los personajes soportan turbulencia en un vuelo de avión. Stu discute los hábitos violentos de un pájaro particular. Dos esquiadores chocan entre sí. Stu rompe a un gnomo cerámico de jardín. Una mujer es atacada por pájaros mientras lleva un pañuelo empapado en aceite de pescado. Vemos fotografías de cadáveres de aves y peces muertos cortados.

Crude or Profane Language

Bostick le da a un par de aves un gesto vulgar con la mano. Se dice la palabra mier- una vez y algunas otras obscenidades, incluyendo "cu‑‑", "pu‑‑", "-dia‑‑‑" y "co‑‑." El nombre de Dios es mal empleado unas cinco veces (incluyendo una vez con la palabra "mal‑‑‑‑n").

Drug and Alcohol Content

Brad, Stu y Bostick beben vino, cerveza, whisky y brandy. Durante una cena de lujo, se sugiere que Brad bebe demasiado (aunque él no parece estar embriagado).

Other Negative Elements

Los personajes de The Big Year repetidamente mienten, engañan y tratan de confundir a sus oponentes. A través del poder de sugestion, Bostick hace que Stu se maree. Oímos una referencia a la caca de pájaro y ver las heces de aves cubrir un coche. Brad maximiza siete tarjetas de crédito durante su búsqueda de Gran Año, incluyendo la su madre.

Conclusion

Si ve los avances de The Big Year, usted podría creer que es poco más que la farsa— Un Par de Seductores con plumaje. Pero esta película es más amable y gentil que eso. Es mucho más redentora pues lucha con la importancia de perseguir los sueños… y reflexiona sobre el costo de hacerlo.

Es cierto que nosotros en Conectados podemos ser un poco cautelosos cuando se trata de estas películas con el tema de dejar todo botado para hacer lo que uno desea hacer. A veces, cuando perseguimos nuestros sueños, después de todo, perdemos de vista los planes de Dios para nosotros. Y los más cercanos a nosotros pueden pagar el mayor precio— como la película ilustra acertadamente.

En la superficie, una película sobre aves parece hecha a medida para exactamente este tipo de críticas. Es decir, por favor: ¿Perder un año de la vida de uno persiguiendo a las aves? ¿Es en serio? ¿no alimentar a los huérfanos en África? Es fácil responder exactamente como el gruñón papá de Brad, quien considera que su hijo debe olvidar la obsesión de observar de aves y conseguir un trabajo real, una vida real. En resumen, hacer algo de sí mismo.

Pero aquí esta lo interesante. Lentamente, con cautela, el padre de Brad llega a entender. Brad le muestra imágenes de sus aves, le cuenta historias acerca de ellas. Ellos se van caminando en el bosque para encontrar un búho esquivo. "Quiero echarle un vistazo", dice el padre. Y cuando él descubre el ave en primer lugar, él y Brad se ríen y se abrazan.

Al final, The Big Year sugiere que los sueños — incluso sueños extravagantes, ilógicos, a veces valen la pena de seguir, especialmente cuando se pueden compartir con las personas que le rodean. Por ejemplo, Edith, exhorta a Stu a salir y realizar un seguimiento de sus aves. "Carpe annum", le dice: "Aprovechar el año".

Está bien querer volar, esta película nos dice. Pero, como cualquier ave sabe, no es bueno volar solo.

 

Tomado de "conectados.pluggedin.com"



 



Fatbirder's Top 500 Birding Websites